sinaloa logo
baner sinaloa dossier
logo la cancha

Quirino pensativo          No será tan viable que el Senado de la República apruebe el nombramiento de embajador de México en España a Quirino Ordaz Coppel. La Asociación del Servicio Exterior Mexicano (ASEM), ya protestó públicamente por esa propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador.  

          El dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, advirtió que Quirino podría ser expulsado del partido, en caso de que acepte el cargo sin solicitar permiso al Consejo Político Nacional y que éste lo conceda.

            Indicó que la lealtad, unidad y compromiso de un priista se demuestra al lado del partido. “Cualquier invitación a nuestros gobernadores, por un partido distinto, se asume a título personal y debe someterse a consideración del CPN para decidir si se AMLO QUIRINO ORDAZaprueba o no”

            Por otra parte, en un comunicado emitido este lunes 12 de septiembre, la ASEM considera que antes de Quirino hay 21 diplomáticos que cuentan con trayectoria y preparación para suceder a María Carmen Oñate, quien está próxima a jubilarse.

          En las redes sociales circula el comunicado de la ASEM en el que se menciona que de acuerdo al Artículo 21 de la Ley del Servicio Exterior Mexicano que menciona que en caso de una vacante, se debe considerar prioritariamente al personal de carrera que tenga los méritos y antigüedades necesarios para suplir a quien se retire.

          En ese sentido, antes que Ordaz Coppel hay al menos diez embajadores y once ministros del SEM, mujeres y hombres, que cumplen con suficiente experiencia y amplia trayectoria para representar a México.

          Si bien el titular del Poder Ejecutivo tiene facultades constitucionales para proponer embajadores, es el Senado de la República quien debe aprobar la propuesta, y en el caso del todavía gobernador de Sinaloa, no hay un beneplácito unánime, pues la bancada de MORENA, aunque no lo ha expresado públicamente, si hay comentarios reversos en privado

          Durante el fin de semana, varios senadores morenistas han comentado que López Obrador está retomando la vieja práctica del PRI de entregar embajadas a políticos aliados o amigos del gabinete obradorista.

          Ayer mencionamos los casos de los periodistas Alfredo Barranco Chavarría, embajador en el Vaticano y María Isabel Arvide Limón, cónsul en Estambul. Pero, hoy la ASEM menciona los casos de inconformidad de Blanca Jiménez, embajadora en París; Josefa González Blanco, en Londres; Esteban Moctezuma, en Washington.

          Y es que, además de brincarse la Ley del Servicio Exterior Mexicano, el presidente López Obrador muestra incongruencia en su afán de disminuir los sueldos de los funcionarios públicos.

          Resulta que los salarios de los embajadores mexicanos oscilan entre los 158 mil y 330 mil pesos mensuales, según el país a dónde son designados. Y España es, precisamente, una de las cancillerías mexicanas con mejor sueldo y prestaciones (residencia, automóviles, menaje, becas de estudios para todos los hijos, boletos de avión a México y vacaciones anuales, entre otras).

          Falta mes y medio para que Quirino Ordaz concluya la gubernatura, tiempo suficiente para que el presidente y el mismo Senado de la República analicen a conciencia la propuesta.

           Mientras, sigue creciendo la inconformidad.